Claudia Rivera aventaja por siete puntos en la capital poblana

Claudia Rivera, candidata a la presidencia municipal de Puebla por la coalición Juntos Haremos Historia, tendría ventaja de siete puntos en las encuestas rumbo a las elecciones del primero de julio.

Diferentes encuestadoras tendrían la información de la nueva ventaja de Rivera Vivanco sobre el candidato del PAN, Eduardo Rivera Pérez, pero debido a las presiones gubernamentales que existen sobre los medios estarían tapando el destape de las encuestas.

Como se sabe, muchos de los principales medios de comunicación en Puebla se encuentran amarrados y en muchos casos amenazados si distribuyen información en contra del grupo en el poder, en una elección muy importante para el PAN en donde no pueden dejar ir el control del estado y su capital.

Desde los primeros sondeos, Claudia Rivera mostró un crecimiento no esperado, debido a su política ciudadana y al empuje que ha tenido su candidatura del líder de su partido y candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, quien inclusive ya anunció que culminará su campaña en Puebla.

Dentro de su campaña, la candidata de la coalición Juntos Haremos Historia ha señalado que es la única con un plan claro para la ciudad de Puebla, en donde reforzará los temas de inclusión y tolerancia que ha venido trabajando desde antes de que fuera candidata o se involucrará en la política.

“Trabajamos por una ciudad incluyente, nos corresponde atender a las mayorías y minorías, que se cumpla cabalmente lo que indica la ley, en la constitución, en donde se habla de una vida libre, en un desarrollo integral de todos los habitantes de este municipio”, comentó en una conferencia de prensa.

Claudia Rivera, enfocada en hacer crecer su campaña

Claudia Rivera, candidata a la presidencia municipal de Puebla por la coalición Juntos Haremos Historia, señaló que se encuentra enfocada en hacer crecer su campaña, después de la salida de varias encuestas donde la colocaban en el primer sitio de las preferencias y en otras en el segundo puesto.

Al respecto, comentó que este tipo de instrumentos pueden cambiar de un momento a otro, por lo que se dijo tranquila al apenas darse el comienzo de campañas.

“En términos estrictos de las estadísticas hay otras encuestas que han presentado los candidatos en las cuales estoy arriba, pero independiente del porcentaje, me queda claro que las cifras se tienen que interpretar con la cabeza fría y corazón caliente y la campaña va a hacer que crezcamos muchísimo más”, explicó.

De igual forma, también se refirió a los datos de la encuesta Opina Consultoría Estratégica, la cual la colocó diez puntos por abajo de Eduardo Rivera Pérez, candidato del PAN, explicando que los resultados solo le dan ánimos para dar a vuelta a los resultados en las elecciones del 1 de julio.

“Al fin de cuentas la única encuesta que me va a interesar a mi es la del primero de julio, sin embargo, cualquiera de las dos encuestas me parece que son buenas, a mí me dan ánimos, nos mantienen con un escenario muy bueno”, explicó la candidata.

También, habló sobre su programa de pavimentación que busca implementar en su gobierno, negando que busque copiar la propuesta de Eduardo Rivera, señalando que no copiaría un programa que estuviera mal hecho.

“Yo no copie nada ni copiaría algo que está mal hecho y que no tuvo transparencia. Cuando hablo de un programa de calles no me refiero a solamente el asfalto, sino que se incluyan los servicios sociales y se fortalezca la seguridad pública. De las mil calles que prometió solo realizó 253 y esto fue porque el señor no tenía claro que es una calle”, dijo Rivera Vivanco.

Anaya y Meade siguen perdiendo distancia ante AMLO

Estando a menos de un mes de comenzar el proceso de campañas para los candidatos a la presidencia de México, la lucha parece intensificarse… por el segundo puesto, disputa que ha ayudado a Andrés Manuel López Obrador a consolidar su liderazgo.

De acuerdo con datos del Barómetro Electoral de Bloomberg, el candidato por la coalición Juntos Haremos Historia, obtuvo una ventaja de dos puntos en apenas dos días de diferencia, llegando a 42.2 por ciento en las preferencias, su segundo máximo desde que el diario especializado comenzó su rastreo el 12 de octubre del año pasado.

En este sistema de agregación de encuestas ponderadas por su nivel de calidad, AMLO ha mantenido el liderato durante cinco meses, siendo de 30.40 por ciento el registro más bajo que ha obtenido, números similares a los máximos que ha alcanzado Ricardo Anaya.

Hablando del candidato panista de la coalición Por México al Frente, ha quedado ampliamente expuesto en un posible caso de lavado de dinero y corrupción, el cual ha sido aprovechado por la campaña de José Antonio Meade al intervenir las autoridades federales. La respuesta de Ricardo Anaya ha sido acusar al candidato de Todos Por México de cometer desvíos cuando formó parte de las Secretarías de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y Desarrollo Social (Sedesol).

La disputa entre ambos candidatos ha dejado mejor parado a Ricardo Anaya en las encuestas al ocupar el segundo sitio con 27.4 por ciento, mientras Meade solo tiene 20.6 por ciento de las preferencias, su tercera peor caída en este sistema.

A Meade se le empiezan a juntar los problemas que ha dejado el gobierno de Enrique Peña Nieto y el de toda la nombrada Nueva Generación del PRI, que solo ha dejado altos índices de corrupción, así como exgobernadores involucrados en desvíos de recursos públicos y conflictos de interés.

En contra parte, mayor cantidad de voces respaldan o aceptan lo que podría ser un gobierno dirigido por López Obrador, como el caso de la Asociación de Bancos de México, quienes dijeron no estar preocupados de una posible victoria de la izquierda.

“No tengo ninguna preocupación a que llegue un Gobierno de izquierda, de derecha o de centro, en la medida que sea responsable… Si llegásemos a trabajar con él lo haríamos de la mano, porque al final la banca es una institución que trabaja con instituciones”, dijo Luis Robles el pasado 22 de marzo en la 80 Convención Bancaria de Acapulco.

Visto como apóstol por unos y demonio por otros, Andrés Manuel López Obrador sigue llamando al análisis y mientras sus rivales parecen desgastarse entre ellos, su ventaja es indiscutible, veremos si los tiempos de campaña mantienen esta tendencia.