Agua de Puebla niega violar derechos humanos

Agua de Puebla para Todos, concesionaria de agua potable en el estado, rechazó que viole los derechos humanos como resultado de la privatización del servicio y negó un estudio que habría sido publicado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

La concesionaria señaló que el estudio retomado por varios medios de comunicación no fue realizado por la CNDH, sino por un grupo de académicos de la UNAM y que solo fue publicado por el portal electrónico de la Comisión.

“En el caso que nos ocupa, en el apartado ‘Pronunciamientos, estudios e informes especiales’ del portal electrónico de la CNDH, se publica en marzo de 2018, un estudio realizado por académicos de la UNAM, cuya temática se refiere a la protección de ríos, lagos y acuíferos de todos México, que es el que los medios informativos usan como fuente de estudio que de ninguna manera tiene como objetivo valorar la actuación de Agua de Puebla en relación a los derechos humanos”, explicó Agua de Puebla.

Añadieron que el proceso para determinar violaciones a los derechos humanos se inicia con una denuncia y concluye con una resolución que puede requerir una investigación, aunque dicho proceso legal no ha sucedido.

“La información que los medios atribuyen a la Comisión Nacional de Derechos Humanos en relación con Agua de Puebla, no se refiere a un procedimiento para determinar violaciones específicas a derechos humanos en términos de ley, por lo que resulta difamatoria”, indicó.

En el estudio Protección de ríos, lagos y acuíferos desde la perspectiva de los derechos humanos, Agua de Puebla es la empresa concesionaria del país peor evaluada al tener la mayor cantidad de anomalías con nueve. Entre ellas, la represión mediática, el incremento de tarifas, nuevos conceptos de cobro, instalación forzada de medidores, mala distribución del agua, falta de claridad en el costo del servicio, entre otras.

Donald Trump señala a Haití y El Salvador como países de mierda

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, es conocido por su política racista y sus comentarios poco afortunados, pues está combinación de elementos se habría logrado una vez más después de calificar a países como El Salvador y Haití como países de mierda.

El mandatario habría hecho estas acusaciones cuando le fue presentado un proyecto de ley migratorio para otorgar visados a algunos de los ciudadanos de países que han sido retirados recientemente del programa de Estatus de Protección Temporal (TPS), donde se incluye El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán.

“¿Para qué queremos gente de Haití aquí?… ¿Por qué queremos gente de todos estos países de mierda aquí? Deberíamos tener más gente de lugares como Noruega”, dijo el presidente de acuerdo con gente que estuvo en el encuentro.

Portavoces de la Casa Blanca no negaron que Trump haya dicho esas declaraciones, y en lugar de disculparse se mostraron convencidos de que ese mensaje sería bueno para llegar a su base electoral.

Por su parte, Donald Trump culpó a los demócratas de inventar que el haya dicho esas declaraciones y rechazó que haya dicho nada despectivo salvo que es un país muy pobre.

“Nunca dije nada despectivo de los haitianos más allá de que Haití es, obviamente, un país muy pobre y con problemas. Nunca dije ‘Sáquenlos de aquí’. Inventando por los demócratas”

“Tengo una maravillosa relación con los haitianos. Probablemente debería grabar futuras reuniones, desafortunadamente no hay confianza”, declaró el mandatario en su plataforma favorita, Twitter.

De acuerdo con información de Los Ángeles Times, The Washington Post y del demócrata Dick Durbin, presente en el encuentro; el presidente exclamó que para qué quieren a toda la gente de África en Estados Unidos y otros insultos, lo que de inmediato desató una ola de indignación y acusaciones de racismo en su contra.