Todos los Santos y el respeto a la muerte

giphy-1

La celebración del Día de Muertos o de Todos los Santos, para las culturas prehispánicas tiene una relación con el respeto a la muerte, una forma de agradecer a la tierra por la cosecha, siendo vista la muerte no necesariamente con temor.

Las culturas empezaban sus celebraciones de Día de Muertos desde el mes de agosto, dedicando un mes completo para su celebración, un total de 20 días de acuerdo a su calendario, explicó María Elena Romero Munguía, antropóloga y catedrática del departamento de Ciencias Sociales del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), campus Puebla.

Para la celebración, las personas se dirigían al bosque para elegir el árbol más grande, principalmente de ceiba, el cual tiene como significado los tres planos del espíritu: las raíces, representan el inframundo, el tronco, siendo la superficie y las ramas el cielo.

Junto al árbol, realizaban danzas y rituales para pedir permiso a la madre naturaleza el poder cortarlo. Posteriormente, el tronco del árbol era llevado frente al templo, donde se le untaba la grasa animal, se enterraba y se hacía una ceremonia.

giphy-1

En la punta del tronco era donde se colocaba la ofrenda de amaranto y frutas, formando parte de un juego donde se tenía que llegar a la punta del árbol, y quien lo hacía, lanzaba las frutas a las personas de abajo, todo esto como una representación de agradecimiento por las cosechas.

Esta celebración, con la llegada de los españoles a México, derivó en un sincretismo entre la cultura prehispánica y la evangelización. Tomando como primera decisión poner esta celebración los días 1 y 2 de noviembre y el colocar las ofrendas en altares, como en la actualidad.

También, se implementa la creencia de que la llegada de los muertos se daba de acuerdo a como habían fallecido, de esta forma, el 28 de octubre llegan los fallecidos en un accidente el 29 los niños, el 30 las mujeres y el 31 los fallecidos de manera trágica.

ofrenda-dia-de-muertos

En cuanto a la ofrenda, el altar se compone de siete niveles, cada uno representa los pasos por los que debe de pasar el difunto.

En el primer nivel se colocan los cruces de semillas, las frutas o sal; en el segundo, la imagen del difunto; en el tercero los platillos favoritos del fallecido; en el cuarto el pan de muerto; en el quinto la sal para purificar el espíritu; en el sexto se dedica a las almas del purgatorio para que puedan salir de ahí y finalmente en el séptimo nivel se colocan imágenes del santo al que sea devoto el difunto.

giphy

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s